Páginas vistas en total

viernes, 29 de agosto de 2014

El sentido de identidad y pertenencia a un club

Psicología del deporte

"Han cambiado las cosas, el amor por tu camiseta, tu escudo, parece algo lejano.Este artículo refleja mis comienzos en el futbol, como cuando jugabamos por la camiseta, por nuestros colores, en fin, es un poco mi sentir de ayer y que perdura aún hoy" (Ariel)

EL SENTIDO DE IDENTIDAD Y PERTENENCIA A UN CLUB

Hay una serie de factores que influyen durante la competición; la confianza, la creencia en uno mismo, el sentido del valor, la capacidad de relajarse y actuar bajo presión, etc.

Pero todos estos procesos no se generan si no partimos de la primera pregunta:
¿Quién soy? ¿A dónde voy? Su respuesta me la brinda el sentido de identidad, la cual se refleja en mi manera de proceder, de actuar, de comportarme en la vida. La identidad es la condición interna que impacta en nuestros valores, y se manifiesta en nuestra conducta por medio de la motivación, la voluntad de logro y la pertenencia en una meta en común.

CUANDO UNA PERSONA O EQUIPO SABE QUIÉN ES, SABE ADÓNDE VA, no busca que el resultado lo defina, SINO EL CORAJE Y EL ESFUERZO EN CUMPLIR Y REFORZAR UN IDEAL con espíritu de lucha, con perseverancia y paciencia.

El pertenecer a una institución, a un club, nos marca de una manera diferente.
LA IDENTIDAD DE PERTENENCIA ES EL SENTIDO DE LO CONTÍNUO FORMADO POR LAS LEYENDAS A LO LARGO DEL TIEMPO, las que fueron edificando lo que somos hoy y lo que seremos mañana.

Lo que define una institución, lo que se comenta de mi club, son las señales que me hacen SENTIR ÚNICO, LO QUE DIFERENCIA DEL OTRO, SENTIR "QUE FORMO PARTE DE".

Esto es un gran trabajo en el que debemos participar y posicionarlos en una meta común, el lograr una IDENTIDAD entre todos los actores.

Si en un partido solo me confirmo por el resultado, se genera UNA HERIDA GRUPAL y si tu equipo no está lo suficientemente seguro de quien es, de cual es la identidad que lo sostiene y queda pegado al resultado, al perdedor, olvidando que de eso se trata figurativamente el deporte, EN SALIR A DEFENDER LA CAMISETA, AL EQUIPO, PERO NO SOLO EN UN PARTIDO, SINO A LO LARGO DE LA PASIÓN QUE SE SIENTE POR PERTENECER.

LA IDENTIDAD LA REFUERZA EL NOMBRE DE TU CLUB, tus colores, símbolos, la pertenencia a un barrio, una localidad.

Desde que lugar salis a jugar, en defensa de qué, de tu autoestima o de los valores de tu equipo y de tu club. SI ESTOS SE BASAN EN EL RESPETO, NO PEGUES, NO INSULTES, NO SALGAS A VENGARTE A LA NOCHE POR LA PIÑA QUE INDIRECTAMENTE RECIBISTE EN EL PARTIDO.

TU DEPORTE Y TU CAMISETA FORMA PARTE DE TU PIEL, ES LO QUE TE DISTINGUE .
SABELA USAR, NO SOLAMENTE EN LA CANCHA, TAMBIEN FORMA PARTE DE TU PERSONALIDAD.

"En estos tiempos que corren, estamos viendo que quedan pocas cosas del sentido de pertenencia de la que habla este artículo; es normal ver a muchos chicos ya haber pasado por 3-4 o mas equipos en búsqueda vaya saber de qué, la pregunta es si es por iniciativa de ellos o de nosotros los adultos...Ojalá retrocedamos en el tiempo y volvamos a nuestras raíces"

"NO EXISTE NADA MAS GRANDE QUE LUCHAR POR TUS COLORES"



Psicodeportes-blogspot.com.es

Ariel López Báez

miércoles, 9 de octubre de 2013

PADRES, MADRES Y DEPORTE


 ATENCIÓN: PADRES, MADRES Y DEPORTE
Submitted by Marcos Moreno 


Como en anteriores ocasiones, escribo este post con la idea de poner sobre “esta mesa virtual” un tema, en este caso el papel de los padres en el deporte de sus hijos, a la espera de que el interés por ello se desarrolle en los comentarios, y entre todos reflexionemos sobre algo que forma parte de la educación de lo que más nos importa en este mundo, nuestros hijos.

Mucho se ha escrito y dicho sobre el papel de los padres en el deporte. Este papel no debe ser diferente al que desarrollamos en otras áreas como en el colegio, el teatro u otra actividad que lleve a cabo nuestro hijo. Así de sencillo.


El deporte, a pesar de sus detractores, es una escuela de vida, un experimento controlado donde las relaciones humanas y la necesidad de cumplir con una serie de requisitos bajo una experiencia organizada y normalizada, hacen de él una potentísima herramienta para transmitir esos valores de los que tanto se habla.Es cierto que nuestro hijo o nuestra hija aprende que es el respeto a los demás, el cumplimiento de una norma o la competitividad, por ejemplo, aspectos que se van a encontrar en nuestro mundo cuando “salgan” a él. Pero como siempre, el problema no esta en el fondo, el deporte, sino en la forma, supuesta en práctica. Y ahí es donde los padres tenemos nuestro gran compromiso.

Ante el exceso de responsabilidad, de competitividad, de estrés…debemos actuar minimizando su protagonismo. Ante la falta de compromiso, interés…. todo lo contrario. Es decir, reducir los impactos de aquello que en exceso, repito, en exceso, puede ser perjudicial y promoviendo todo aquello que conforman los verdaderos aspectos positivos del deporte para la vida.

Y aquí es donde algunos se equivocan, ganar no es lo más importante. Los motivos varios: falta de control emocional, necesidad de protagonismo propio,desconocimiento, falta de sentido común…consiguiendo todo lo contrario de loque se pretende: aumentando la competitividad y el estrés, lo que lleva a un exceso de responsabilidad del niño que no está preparado para asumirla. Y por supuesto esos valores positivos a los que aducimos, quedan en un segundo o tercer plano, desapareciendo su protagonismo. Es decir, una actividad tan interesante se convierte en un enemigo para la formación de nuestros hijos.

Cual debe ser nuestro comportamiento ante la práctica deportiva de nuestro hijo:

En primer lugar, elegir lo mejor posible

1.Dar varias opciones de práctica, así asumirá el compromiso de su elección. La heterogeneidad del deporte nos permitirá encontrar opciones adaptadas a las características de nuestro hijo.
2.No debemos elegir la actividad más cómoda para nosotros, ese no puede ser el criterio de elección.
3.Asegurarnos la calidad de la actividad, sobre todo en lo referente a la formación y experiencia de los técnicos. No busquemos adiestradores sino educadores.

Una vez iniciada la
actividad
4.Nuestro hijo debe notar nuestro interés por lo que hace, es motivo desatisfacción para él y fijará su hábito.
5.No somos los protagonistas, solo los invitados.
6.Respetar las acciones y decisiones del técnico deportivo responsable de nuestro hijo, al igual que hacemos con sus profesores. No hacerlo implicará que nuestro hijo pierda la confianza y el respecto por él. Evidentemente, ese no es un buen mensaje educativo.

En la competición
7.Somos invisibles. El niño debe saber que estamos ahí, apoyándole y solo interactuar con él esporádicamente y con el único objetivo de motivarle en la práctica. El niño también aprende a ser independiente, a romper los lazos con sus progenitores, como digo de manera experimental y controlada. Que el niño no busque la aprobación de sus padres a lo que hace con su mirada.
8.Dicho lo anterior, no debía ser necesario comentar que es nuestra responsabilidad comportarnos de manera correcta, nunca de manera maleducada dirigiéndonos a los deportistas, entrenadores o árbitros/jueces. No debía ser necesario comentarlo, sin embargo lo es. 
9.Dar más valor a su actuación que al resultado. Ser crítico respecto a su actitud durante la competición, al igual que en otros aspectos de su educación,dando nuestra opinión sobre lo que ha estado bien y lo que no lo ha estado tanto.
Pero todo esto, ya fuera de la instalación deportiva, en el ambiente familiar.

10.¡Ah! Y de pensar que tenemos un futuro profesional del deporte en la familia,nada. Son muchas las variables que influyen en eso. Las mismas que para quenuestro hijo sea un buen cirujano, arquitecto, fontanero o astronauta. Pongamoslos mimbres para una buena educación deportiva y con eso contribuiremos a sumejor formación. Con eso, llegaremos a buen fin. El resto no está en nuestras manos.


¿Sentido común? Pues no siempre lo utilizamos.
Es opinión.

lunes, 7 de octubre de 2013

ADICTOS AL DOLOR


Detrás de ese futbolista que vemos y envidiamos, y que se le exige marcar un gol imposible o parar ese balón que vemos "facilísimo" por televisión, quiero compartir este escrito que les muestra que el fútbol es algo mas que patear una pelota de fútbol.


Adictos al dolor

“Las rodillas no están hechas para jugar al fútbol”. Es un legado del doctor Herrador, que se manifiesta en la vida de los futbolistas. Hay pocos que salgan al campo sin dolor. Es la consecuencia de golpear tan fuerte al balón, de las patadas o de esas velocidades extremas.

Alfredo Varona


A los 33 años, Puyol, el defensa del Barcelona, ya ha olvidado qué es entrenar sin dolor. Hay algunos dolores que ha podido contrarrestar como el de espalda desde que hace pilates. Pero hay otros que son irreversibles en la vida del futbolista. Por eso Puyol, un hombre que no sabe vivir sin hacer deporte, se relaja cuando escucha a Valcárcel, un ex futbolista del Málaga que se retiró en 2008 tras casi veinte años. Ahora, Valcárcel prepara maratones y triatlones, entrena el triple de lo que entrenaba como futbolista, no descansa casi ningún día y, sin embargo, amanece de otra manera. “Cuando jugaba, no había día que no me levantase con algún dolor en las caderas, en las rodillas, en los isquios….Era permanente”. Pero ahora no. Y eso que, en teoría, está más expuesto, “porque hay días en los que combino tres deportes: natación, atletismo y ciclismo”. Pero Valcárcel sigue diciendo que no: los dolores ya no condicionan su vida como lo hicieron en el pasado.

Cuando jugaba, no había día que no me levantase con algún dolor en las caderas, en las rodillas, en los isquios….Era permanente”. Pero ahora no. Y eso que, en teoría, está más expuesto

Una cosa es correr en línea recta sobre una superficie regular y otra hacerlo con un balón”, explica Tomás Calero, desde los servicios médicos del Betis. “El trabajo se multiplica por dos cuando hay contacto físico”. Por eso sólo se le ocurre comparar “al fútbol con el rugby” con una diferencia importante: “No es lo mismo llevar la coordinación del balón con los pies que con las manos”. Y todo eso expone al futbolista a un dictamen médico en el que, a veces, la artrosis tiene la palabra. Jorge Candel, médico del Valencia, está acostumbrado a ver a futbolistas, cuyas articulaciones anuncian una vejez prematura. “Hay una gran parte en ese diagnóstico que depende de la genética y hasta de la técnica de disparo, pero hay otra que no y que es una consecuencia innata de la profesión. Nosotros siempre hablamos del tobillo específico del futbolista, que está sometido a muchas anomalías a unas velocidades terribles. ¿Acaso alguien puede pensar que son naturales esos giros tan bruscos o esos cambios de dirección?”

El mero hecho de ponerme la bota era muy doloroso, pero te acostumbrabas: el futbolista no es un mártir de nada y se acostumbra a todo. Otra cosa era cuando terminabas y veías que se te había inflamado más”

Los futbolistas saben, por lo tanto, aceptan la realidad. Deben convivir con el dolor y hasta con el drama. Sarabia, el ex delantero del Athletic de los ochenta, fue un magnífico exponente: “Yo llegué a jugar varios meses con un dedo del pie fracturado”. Su recuerdo es como una escena de guerra. “El mero hecho de ponerme la bota era muy doloroso, pero te acostumbrabas: el futbolista no es un mártir de nada y se acostumbra a todo. Otra cosa era cuando terminabas y veías que se te había inflamado más”. Pero quizá esa era la dictadura los viejos tiempos que también acusó Quique Setién. “Había días en los que si no me medicaba no podía salir al campo”. Una época que Tomás Calero, doctor del Betis, recuerda como si fuese hoy. Lleva 22 años de experiencia y claro que se acuerda de esos años en los que “atiborrabas a los jugadores de analgésicos”. Y no niega que, con él, llegó “a jugar gente con esguinces importantes”, porque no quedaba otro remedio. “Había muchos que vivían de las primas y no se podían permitir el lujo de no jugar”.

Eran otros tiempos en los que apenas se controlaba la dieta o la tasa de grasa corporal. “El médico sólo pasaba una vez cada dos días”. Los medios tampoco eran los actuales. “Tenías que conformarte con una radiografía”. Así que, a menudo, el dolor iba por libre. Pero lo que no se ha suavizado con el tiempo ha sido el fútbol ni los tacos de las botas ni las carreras de los futbolistas. Al contrario. Algunos ya son capaces de desafiar los 11 segundos en los 100 metros con un balón en los pies. Y eso es algo tan antinatural como los 170 kilómetros de velocidad que todavía alcanzan los disparos de Roberto Carlos en la liga rusa. Y, naturalmente, todo eso luego se paga en consulta. Jorge Candel siempre se lo dice a los jugadores que se quejan de que en el partido no les dolía la rodilla y, sin embargo, entre semana, se levantan cojeando de la cama: “No hay explicación científica”, señala. “La forma de percibir el dolor cambia según una necesidad máxima o mínima”.

Algunos ya son capaces de desafiar los 11 segundos en los 100 metros con un balón en los pies. Y eso es algo tan antinatural como los 170 kilómetros de velocidad que todavía alcanzan los disparos de Roberto Carlos en la liga Rusa

Pero hay cosas que no cambian. A los 38 años, Cañizares se retiró del Valencia y no aceptó la oferta del Everton, para jugar en la Premier, porque temía meterse en dirección prohibida: ya no sabría si sus caderas aguantarían. Y es que la cadera del portero es otra historia, que ahora delatan con claridad ecografías y resonancias magnéticas. Esteban, actual portero del Almería, con más de una década de ejercicio, se declara una excepción: “Hay un factor de suerte en mi vida. Desde hace siete años, no me levanto con ningún dolor, y eso que no me vendo ni tobillos ni muñecas ni ningún dedo. Mis compañeros no se lo creen”. Esteban sigue realizando gimnasia bajo la portería y ejercicios acrobáticos, en los que se acerca al cielo, pero casualmente su cuerpo no protesta. “Creo que con los años he aprendido a controlarme a mí mismo. Mi cuerpo se ha hecho autodidacta. Es más, de joven tenía más agujetas que ahora”.

"Hay un factor de suerte en mi vida. Desde hace siete años, no me levanto con ningún dolor, y eso que no me vendo ni tobillos ni muñecas ni ningún dedo. Mis compañeros no se lo creen", Esteban, portero del Almería

Pero Esteban sabe que es una excepción. En su vestuario, donde conviven jugadores entre 25 y 35 años, los escucha y parece como si escuchase a la tercera edad. “Hay gente que sabe cuando va a cambiar el tiempo por cómo le crujen las rodillas”. Y, a esas edades, no sería lo más lógico. Pero el debate es innegociable. Son las consecuencias de una profesión que regaña con la naturaleza. El doctor Herrador, en su época del Real Madrid, decía que “las rodillas no están hechas para jugar al fútbol”. Otro doctor, en este caso el legendario Pedro Guillén, repite, desde hace años, la misma leyenda en consulta: “Las rodillas me hablan”. Sólo con palparlas intuye su desgaste. Y entonces es como si se pusiese en la piel de esos futbolistas que sueñan con vivir sin dolor. Puyol ya ha perdido esa ilusión como la perdió Sarabia en su día. “Sin quitar mérito a un maratoniano o a un ciclista, ellos siempre hacen el mismo ciclo de trabajo”, declara. “Sin embargo, el futbolista trabaja multitud de grupos musculares”. Por eso no lo duda ni un minuto, “el deporte de contacto es el más duro que existe”, y no quiere ni imaginar “lo que será el boxeo”. Pero, sea como sea, no queda otra que afrontarlo con madurez. Candel lo habla con los jugadores y siempre llega a la misma conclusión. “Es el tributo que pagáis”, les dice, “por ejercer una profesión muy agresiva”. Y Quique Setién retrocede a sus tiempos de futbolista. Entonces no conoció a ninguno “al que los dolores le llamasen la atención”. De entrenador, que es de lo que trabaja ahora en el Lugo, tampoco. Sigue habiendo jugadores, como lo fue él, “que si no se medican no pueden jugar”. Y a algunos de ellos, desgraciadamente, no hace falta que les presente el futuro que espera a sus articulaciones. “Yo tengo un desgaste de cartílago en las rodillas”. Y es una invitación a la artrosis que, antes de envejecer, tal vez te recuerde que un día ejerciste una profesión maravillosa…

"De joven tuve la fortuna de no tener lesiones importantes, pero ya de grande, mi cuerpo empezó a darme señales inequívocas de que mi tiempo se estaba acabando como futbolista...lo cual me dejó "recuerdos" de una fractura, alguna operación de rodilla, o de las molestas lesiones musculares que atormentaban mi existencia".
Saludos
Ariel




domingo, 1 de septiembre de 2013

"El dolor es temporal" (carta a un amigo)




"Puede durar un minuto, o una hora o un día, incluso un año, pero al final se acabará y otra cosa tomará su lugar.Sin embargo si me rindo ese dolor durará para siempre..."







Tu amigo quien te recuerda...






viernes, 9 de agosto de 2013

IMÁGENES DEL CAMPUS

 
 
Algunas imágenes del Campus 2013 del Atlético Chenet AdidasTenerife junto al Alético de Madrid en Julio de 2013 en Tenerife
 
 
 
 
 
 
 
 

martes, 23 de julio de 2013

V CAMPUS 2013 ATL. CHENET ADIDAS TENERIFE - ATLÉTICO DE MADRID




Con la presencia de IVÁN DIAZ INFANTES  encargado del departamento de metodología del ATLÉTICO DE MADRID, se dió punto final al V CAMPUS ATLETICO CHENET ADIDAS TENERIFE con una gran concurrencia de futuros futbolistas.

Un honor y un orgullo para nuestro club el contar con tan grata y destacada persona y gran profesional como lo es Iván, lo cual fué uno más entre nosotros,ganándose el aprecio de todo el cuerpo técnico, el de los chicos y de nuestro club.





lunes, 6 de mayo de 2013